Carteles oaxaqueños en Tlalpan

Hace unos siete años vecinas y vecinos del pueblo de Tlalpan, al sur de la ciudad de México, se percataron de que una de las enormes propiedades solariegas del lugar iba a ser demolida para hacer un conjunto habitacional de gran lujo e instalaciones deportivas y de entretenimiento.

Se trataba de la antigua Casa del Virrey de Mendoza que durante muchos años sirvió de retiro espiritual a un grupo de religiosas. La organización vecinal se fue transformando en el Grupo Tequio que se opuso y resistió las grúas y los trascavos hasta que finalmente logró gestionar la viabilidad de la casa que ahora funciona como un centro cultural donde se abrirá una biblioteca, hay enormes jardines con especies biodiversas conservadas por varios siglos, huertos, milpa y más, nos cuenta Ilse Gradwohl, una de las fundadoras.

Tras años difíciles, hoy, la casa del Virrey de Mendoza se ofrece como un espacio abierto para la reflexión, abriendo circuitos de creatividad independientes y realizar eventos, talleres, simposios, exposiciones.

La más reciente muestra es la colección de la Segunda Bienal de Cartel que el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) impulsa proponiendo algún asunto social y político —con pertinencia y urgencia colectivas— a artistas de toda procedencia para que expresen mediante gráfica y lenguaje visual, las motivaciones, los comentarios, las visiones e iluminaciones de lo que estos asuntos significan. La colección puede resultar diversa y abigarrada, por la formación y experiencias propias de quienes participan en la Bienal, pero el impulso a que se vuelquen iluminaciones y atisbos, a veces fallidos y a veces fulminantes, concreciones e imágenes que le dan pleno sentido a nuestra relación profunda y más cotidiana con la creación artística, es una prioridad cumplida.

Mostrar los 37 carteles de la Bienal y la obra gráfica e instalaciones que los acompañan es una colaboración entre el IAGO, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), ProOax, el Grupo Tequio y la Casa Virrey de Mendoza, preocupados por la invasión de maíz transgénico que amenaza nuestro país, y convencidos de que el arte puede alojar una crítica profunda a una tecnociencia más y más ajena, y ser un acercamiento a una ciencia que asuma el misterio y la complejidad de lo que enfrentamos.

La exposición de carteles por la Soberanía Alimentaria ¡No al Maíz Transgénico!, en Casa Virrey de Mendoza, Juárez 15, Tlalpan, CDMX, permanecerá abierta hasta el 26 de junio.

Ramón Vera Herra | Ojarasca - La Jornada