"Cofepris, desfasada en uso de plaguicidas", advierte Omar Arrellano-Aguilar

El investigador y tripulante del barco 'Esperanza' de Greenpeace, que en México falta actualización de las sustancias químicas permitidas para emplearse en el campo.

Por Abril Valadez

 En México se utilizan plaguicidas que afectan gravemente al medio ambiente y la salud de las personas, tal es el caso de los 91 compuestos prohibidos en otros países y que se permiten en el País por la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, alertó Omar Arellano-Aguilar.

En rueda de prensa, como parte de la tripulación del barco "Esperanza" de Greenpeace que llegó a Mazatlán, el vicepresidente de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad expuso que, en el catálogo de plaguicidas, la Cofepris tiene un desfase de 11 años respecto a la actualización de las sustancias químicas.

"La última actualización del catálogo de plaguicidas de Cofepris fue en el 2004, donde se tienen contempladas las atribuciones, regulaciones y todos los permisos de la Secretaría de Salud; tiene un desfasamiento de 11 años, la lista no se ha actualizado, por lo cual tenemos que 91 compuestos que están prohibidos en los países de la Comisión de la Comunidad Europea (OECD) y en México están autorizados", detalló.

El doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Autónoma de México advirtió que el uso de estas sustancias químicas, que son tóxicas y que se emplean en el campo, contribuye a los daños en la ecología y en la salud de los consumidores de alimentos expuestos.

Arellano-Aguilar reportó además que en un estudio de la Red de Acción sobre Plaguicidas y Alternativas en México, se detectaron 186 sustancias altamente peligrosas actualizadas en el País, lo que realza la falta de actualización de las sustancias.

"El caso del Glifosato, el Metil Paration o el Paraquat, son sustancias que han sido clasificadas por la Organización Mundial de la Salud como probables cancerígenos para el humano, y no solamente esos, el 23 de junio el DDT, el Indano y el 2,4 D, se reclasifican como probables cancerígenos, a nivel internacional se están actualizando y están alertando el riesgo, pero en México esa información no ha generado cambios, la Secretaría de Salud es la encargada de financiar y traducir la información a la sociedad", agregó.