Arte y ciencia se unen contra los transgénicos

Inauguran en Tlalpan muestra Carteles por la soberanía alimentaria, ideada por Toledo

Es imposible pensar en un país soberano con tecnologías tan altamente peligrosas como los transgénicos, los cuales han demostrado ser, desde el punto de vista científico, destructivos para el ambiente, la salud y la cultura.

Así lo sostuvo ayer la investigadora Elena Álvarez-Buylla Roces, presidenta de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), durante la inauguración de la muestra Carteles por la soberanía alimentaria: ¡No al maíz transgénico!, en la Casa del Virrey de Mendoza.

Especialista en las áreas de genética molecular, desarrollo, ecología y evolución de las plantas, la académica destacó en entrevista con La Jornada la importancia de acciones como esta exposición, en que el arte y la cultura se unen con la ciencia para tratar temas de trascendencia social y ambiental.

Hay aspectos que pueden comunicarse desde la ciencia, desde lo racional, pero hay otros que se deben sentir, expresar. Por ello, convocamos a artistas y diseñadores a que se expresen y ayuden a un público muy amplio a conectar su consciencia y sus corazones con temas urgentes de atender y prevenir, como la conservación de la riqueza biocultural: el maíz, que se sigue regenerando en los campos de los campesinos, dijo.

“Es necesario defenderlo de los riesgos que implica la generalización de los transgénicos, los cuales, afortunadamente, no están permitidos a campo abierto en este país, gracias a una demanda colectiva en la cual se han aportado muchas evidencias científicas.

Pero esta defensa legal es insuficiente, puesto que el maíz de baja calidad contaminado con transgénicos y tóxicos asociados, como el glifosato, que sabemos es cancerígeno y tiene efectos muy graves en salud, está entrando a la tortillas y a otros alimentos hechos con ese cereal.

Elena Álvarez-Buylla reconoció el trascendente papel desempeñado por el pintor Francisco Toledo en la defensa del maíz originario de México y su lucha contra los transgénicos.

En particular, agradeció el apoyo del artista juchiteco para el montaje de esta muestra, la cual permanecerá abierta hasta el 26 de junio en dicho recinto, organizada por el Grupo Tequio, que encabezan Gisela González Guerra, Consuelo Sánchez e Ilse Gradwohl, con el respaldo del Iago, la Universidad Nacio- nal Autónoma de México y la UCCS.

Contamos con la inspiración y generosidad del maestro Toledo, quien entre una de sus muchas iniciativas para luchar en favor de la soberanía de nuestro país, cultura y el maíz, esencial para todos, propuso hacer una bienal internacional, que en su primera versión estuvo dedicada a la gran tragedia de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa, indicó

Hoy presentamos una selección de la segunda Bienal de cartel Oaxaca 2016, en colaboración con la UCCS, cuya temática está dedicada a la soberanía alimentaria, con el subtítulo ¡No a los transgénicos!.

La muestra consta de más de una treintena de carteles participantes en dicha bienal, así como obra plástica de una decena de artistas, entre pintura, grabado, escultura, fotografía e instalación.

Participan los artistas Franco Aceves, Javier del Cueto, Fidel Figueroa, Ilse Gradwohl, Alonso Jacobo, Irma Palacios, KarenPerry, Maribel Portela y Urs Graf.

De manera paralela a la exposición, se realizarán conversatorios en los que especialistas en diversas disciplinas discutirán temas como la nutrición, la importancia del maíz nativo, los peligros asociados a la siembra y el consumo de transgénicos y las alternativas y luchas que se están dando contra este tipo cultivos desde la sociedad civil.

Estas charlas serán los sábados del 20 de mayo al 17 de junio, de 11 a 14 horas, y en ellas participarán, entre otros, Cristina Barros, Silvia Díez-Urdanivia, Cecilio Mota, Ana de Ita, Consuelo Sánchez y Margarita Valdovinos.

De acuerdo con María Elena Álvarez-Buylla, la importancia de la defensa social del maíz y la lucha contra los transgénicos es fundamental. De ellas dependemos para poder seguir teniendo una agricultura que a la vez que produzca alimentos sanos, sustentables, culturalmente aptos y diversos, pueda respetar el medio ambiente y promover la diversidad maravillosa que se ve representada en esta muestra, concluyó.

La Casa del Virrey de Mendoza se encuentra en Juárez 15, esquina Victoria, en el centro histórico de Tlalpan.

Ángel Vargas
Foto: María Luisa Severiano
La Jornada