Medios resaltan muestra "Milpa: ritual imprescindible"

Diferentes medios de comunicación resaltan la muestra Milpa: ritual imprescindible, organizada por el programa Arte, Ciencia y Resistencia: Praxis Biocultural Emergente, de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad A.C. (UCCS).

 

Inaugurada el 28 de Noviembre de 2015 y vigente hasta el 19 de Marzo de 2016, exhibe de 19 artistas entre ellos Francisco Toledo, Betsabée Romero, Damián Ortega y Ariel Guzik.

Integrada por obra de 19 artistas, entre ellos Francisco Toledo, Betsabée Romero, Damián Ortega y Ariel Guzik, se trata de una reflexión en torno al "hacer milpa" como práctica imprescindible para la integridad de los territorios y comunidades campesinos, así como para la diversidad biológica, agrícola y cultural de México, según sus organizadores.

También resuena "con el compromiso social de una estética implicada en la acción colectiva en torno a la resistencia ciudadana frente al monopolio de la agroindustria, la consecuente degradación socio-ambiental y el debilitamiento de la soberanía alimentaria".

María Elena Álvarez-Buylla Roces, presidenta de la UCCS, explicó que se trata de una iniciativa en favor de la diversidad agrícola de México, con la idea de evidenciar que no sólo las ciudades amenazan ese proceso comunitario que se realiza acorde con los ciclos de la naturaleza, sino también el cultivo de transgénicos.

"Hay razones científicas para oponerse al cultivo de maíz genéticamente modificado, pues afectaría la salud de quienes lo consumen", dañaría el medio ambiente al producirse en grandes cantidades y se corre el riesgo de privatizar territorios comunitarios para su siembra, apuntó.

La exposición, que permanecerá abierta al público hasta el 19 de marzo de 2016, "es, ante todo, un tributo cariñoso con admiración profunda a las mujeres y hombres de las comunidades campesinas de México que desde sus milpas siguen haciendo comunidad y cultura", agregó.

"Queremos que sea una pequeña semilla de una gran milpa, que se reproduzca por todo el país y reivindique a las comunidades campesinas que le dan sustento a nuestra nación."

Betsabée Romero, una de las artistas expositoras, afirmó que el maíz, al ser el alimento básico de la población mexicana, es un asunto de preocupación en este momento que se pretende extender el uso de transgénicos.

"Defenderse de una empresa tan poderosa internacionalmente es algo que me invita a unirme a todas las resistencias y trabajar con esta iniciativa. Ya hice una exposición individual en CaSa, con el maestro Francisco Toledo. Es un tema que he venido trabajando desde hace siete años, una preocupación que no para", dijo en entrevista.

"Esto es un inicio y algo que ojalá se contagie y nos una como sociedad ante esas iniciativas patológicas contra el maíz. Monsanto (la multinacional estadunidense) es una empresa realmente tóxica para el mundo."

Integrada por escultura, pintura, arte objeto, video e instalación, Milpa: ritual imprescindible marca asimismo la reapertura de la recientemente remodelada sala de exposiciones del Jardín Botánico de la UNAM, que en adelante llevará el nombre de Foro Dahlia.

De igual manera, forma parte de un proyecto reformador de ese jardín botánico –el más importante de México y en el cual se preserva una tercera parte de los vegetales nacionales en peligro de extinción– que tiene como propósito estimular el conocimiento por medio del diálogo entre los ámbitos científicos, tradicionales y artísticos.

Durante el acto inaugural, el director del Instituto de Biología de la UNAM y el jefe del Jardín Botánico, Víctor Sánchez Cordero y Javier Caballero, de forma respectiva, resaltaron la importancia del arte y la cultura como elementos para suscitar la reflexión sobre la importancia de proteger a la naturaleza y conservar la biodiversidad.

La Jornada

 

 

Obras de artistas como Francisco Toledo, Ariel Guzik, Betsabée Romero, Gabriel Macotela y Damián Ortega reúne la exposición Milpa. Ritual imprescindible, inaugurada esta tarde en el Jardín Botánico de la UNAM.

El espacio custodia las colecciones biológicas del País y es equivalente, por el patrimonio natural que resguarda, al Museo Nacional de Antropología, destacó Victor Sánchez-Cordero, director del Instituto de Biología.

La exhibición, con el trabajo de 19 artistas que lo mismo recurren a la escultura y el video que a la música o el performance, ocupa el recién recuperado Foro Dahlia y diversos espacios del Jardín Botánico y la Reserva Ecológica de El Pedregal.

El escultor Javier del Cueto, autor de la obra que recibe al visitante en el mencionado foro, produjo 508 mazorcas de barro cocido, con 200 granos en promedio cada una.

"Sin agua y sin tierra no hay agricultora, pero tampoco cerámica", recordó el escultor, cuyas piezas son únicas, como el maíz autóctono.

La diversidad de la milpa resuena en la exhibición vigente hasta marzo del próximo año.

"Más que una actividad física, la milpa es un ritual de colaboración que hace renacer la cultura. Aquí, un colectivo de artistas trabajaron una milpa cuyo frutos son las obras presentadas", explicó el investigador Juan Carlos Martínez García, coordinador del programa de Arte, ciencia y resistencia: praxis biocultural emergente de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS)

La directora de la UCSS, María Elena Álvarez-Buylla, encabezó un recorrido por el Jardín Botánico, donde se encuentran diseminadas las piezas de arte. Recordó que El Pedregal de San Ángel es producto de la erupción del Volcán Xitle, hace mil 700 años.

Antes de ese evento, los terrenos de Ciudad Universitaria eran milpas que alimentaban a Cuicuilco, asentamiento prehispánico cuyas ruinas se ubican cerca del Jardín Botánico.

Pero la exposición "Milpa..." no sólo evoca ese pasado sino un presente que lidia con la acumulación de desechos, tema al que aluden Abraham Cruz Villegas y Pablo Pérez Palacios, quienes construyen una barda con el cascajo y la basura depositada en la reserva ecológica.

También Mariana Gullco, en su "Mandala Maíz", involucra a la actual sociedad de consumo, cuyas botellas de plástico recolectó para armar un mandala inspirado en los patrones microscópicos de tejidos de maíz, cactáceas y crasuláceas.

 

Reforma

 

 

La muestra Milpa: ritual imprescindible, con un cartel de 19 artistas que incluye a Francisco Toledo, Abraham Cruzvillegas, Javier del Cueto y Mariana Magdaleno, será inaugurada hoy al mediodía en las instalaciones del Jardín Botánico de la UNAM, con el objetivo de generar una reflexión en cuanto a la agricultura y la identidad biocultural del país, además de oponer “resistencia frente al maíz transgénico”, dijo María Elena Álvarez-Buylla, curadora de la exposición.

Agregó que otra finalidad es la “redignificación de los espacios públicos”, y por ello el Foro Dahlia del Jardín Botánico se remodeló con motivo de la muestra, por lo que espera que se convierta en un espacio que albergue arte contemporáneo y otras corrientes.

Entre las creaciones destacan la obra que abre la exposición, una escultura compuesta por 500 piezas a cargo de Del Cueto; la intervención de un muro por Abraham Cruzvillegas, en la que propondrá el rescate de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel; una escultura en cerámica de Toledo, que se exhibirá en un invernadero; y la colección de orquídeas de De la Macorra, que se mostrará en la noches.

Mariana Magdaleno, artista plástica, comentó que expone una instalación de siete esculturas de zorras, una especie endémica que planean reingresar al Jardín Botánico. Además es una reinterpretación de Chicomecóatl, diosa de las siete mazorcas, y de la ceremonia de las semillas del maíz. La obra se titula Espiritado, que significa “dentro de sí un espíritu”.

Álvarez-Buylla aseguró que esta es una muestra que propuso la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCSS) y se trata de un proyecto “autogestivo y emergente” que recabó recursos con los miembros de la Unión, y fue apoyada por la UNAM, los artistas involucrados y por algunas aportaciones de la industria privada.

La exposición estará abierta al público en el Jardín Botánico de la UNAM hasta el 19 de marzo de 2016.

El Universal