Elige Colegio Académico de la UAM a María Elena Álvarez-Buylla como miembro de la junta directiva

En la sesión 391 del máximo Órgano Colegiado de esta casa de estudios celebrada en la Unidad Cuajimalpa

En sustitución de la doctora Ana María Cetto Kramis

El Colegio Académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) –en su sesión 391 celebrada en la Unidad Cuajimalpa– eligió a la doctora María Elena Álvarez-Buylla Roces como miembro de la Junta Directiva, en sustitución de la doctora Ana María Cetto Kramis.

Álvarez-Buylla Roces preside la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad A.C (UCCS), en la que participa en el Programa Agricultura y Alimentación. Además es investigadora del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El trabajo académico de la también integrante del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel III, gira en torno a las áreas de genética molecular, desarrollo, ecología y evolución de las plantas, destacando por vincular el quehacer teórico con la práctica, al contribuir a la conservación de la diversidad biológica y a la promoción de una ciencia comprometida con la equidad, la justicia y el beneficio social.

Los resultados de sus actividades han repercutido internacionalmente en áreas teóricas experimentales, mientras que su trabajo de campo ha aportado soluciones a problemáticas socio-ambientales.

La doctora Álvarez-Buylla Roces es licenciada en biología y maestra en ciencias por la por la Facultad de Ciencias de la UNAM, así como doctora por la Universidad de California, en Berkeley.

Fue distinguida con la Medalla Gabino Barreda, tanto en licenciatura como en maestría. Para obtener el doctorado presentó la tesis Dynamics of Tropical Rain Forests: Models for Populations and Genes.

En dicho trabajo combinó enfoques demográficos y genéticos con un componente teórico importante en el estudio de la biología de poblaciones tropicales.

Más tarde inició una estancia posdoctoral en genética molecular del desarrollo en la misma Universidad de California, en La Jolla, labor que derivó en la creación del primer modelo dinámico de una red genética, con base en datos experimentales para explicar la diferenciación celular y cuya publicación concretó al regresar a México.

Desde entonces, su grupo de investigación se ha vuelto un referente a nivel mundial en el uso de formalismos de sistemas complejos para entender cómo la información genética se mapea en los rasgos visibles de los seres vivos –fenotipo– y entender la evolución del desarrollo, así como la importancia del mismo en la evolución de los organismos vivos.

En algunos de los Institutos de investigación con mayor prestigio ha sido invitada para desempeñarse como profesora visitante. Colaboró en la fundación del Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM en cuya Coordinación Académica colabora.

La académica ha sido galardonada con los reconocimientos Young Investigator Award de la Sociedad de American Naturalists (Estados Unidos), 1994; Universidad Nacional para jóvenes investigadores, de la UNAM, 1997; Premio de Investigación de la Academia Mexicana de Ciencias (Ciencias Naturales), 1999; Premio Ciudad Capital Heberto Castillo Martínez, del Instituto de Ciencia y Tecnología del Gobierno del Distrito Federal; Premio Universidad Nacional 2010 en el área de Investigación en Ciencias Naturales, y Beca Miller, del Instituto Miller de Berkeley, Estados Unidos, para la Investigación Básica en Ciencia, 2012.